Blogia
MIRANDO AL SUR - augusto alvarado


COLONIALISMO FRANCÉS

<hr><h2><u>COLONIALISMO FRANCÉS</h2></u> Por Pedro Godoy P.
Centro de Estudios Chilenos - CEDECH


Francia invade -combinadamente con EEUU- Haití. Se atribuye a un comando francés el secuestro del Presidente Aristide y su deportación a la República Centroafricana. La censura del mundo recae sobre Washington y el penoso título de Caín de Latinoamérica lo conquista Chile. Sin embargo, pasa inadvertida la perversidad francesa. Se la conocía en Vietnam antes que Yanquilandia la relevara. De allí sale chamuscada después de Dien Bien Puh. Luego la vemos envuelta en la masacre de Argelia donde no menos de medio millón de árabes son víctimas de torturas, encarcelamientos y asesinatos por la tropa gala de ocupación.

No olvidemos que en París maneja el gobierno el Partido Socialista con Guy Mollet a la cabeza y Francois Mitterand en el Ministerio del Interior del cual dependía la siniestra Sureté. Es el mismo Mitterand que como premier aniquila a la plana mayor del Frente Melanesio de Liberación y se empeña en un plan de explosiones nucleares en la Polinesia. Como se maneja con un doble standard no tuvo obstáculos en extorsionar al régimen militar de Chile argumentando la violación de los DDHH y de apoyar a nuestra opoisición semiclandestina para restaurar la democracia neoliberal que soportamos de 1990 a la fecha.

Ahora -al conmemorase el bicentenario de la emancipación del país antillano- tropas de Francia ponen de rodillas a Haití. No sabemos de manifestaciones galas contra esta agresión. Tampoco las hubo cuando toda Europa y EEUU desmembra Yugoslavia so pretexto de apoyar la minoría albanesa de Kosovo. París desaprueba la invasión angloyanqui a Irak, pero porque estorbaba su propio negocio petrolero. Como se puede observar hay mucha tela que cortar. Aquí mismo se descoloniza la Guayana británica. La Guayana holandesa hoy es la República de Surinam, pero la Guayana francesa continúa siendo una colonia donde se entrenan comandos contrainsurgentes y funcionan laboratorios nucleares y armas de destrucción masiva de esa índole. Nuestra torpeza como cuerpo nacional es palpable en la incompetencia de México y Guatemala para evitar que la Hondura Británica se convirtiera en un Estado títere con 150 mil habitantes cuyo voto en la OEA posee la misma gravitación que el de Brasil con 200 millones. Menos mal que la epopeya del 2 de abril de 1982 evita, por ahora, la conversión de Malvinas en The Falkland´s Island Republic asociada a la Commonwealt. Mientras tanto hoy -a dos siglos de distancia- los haitianos padecen el retorno de los esclavistas.

Prof. Pedro Godoy P.
Centro de Estudios Chilenos CEDECH
cedech@chilesat.net
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres