Blogia
MIRANDO AL SUR - augusto alvarado


POESÍA DE ARISTÓTELES ESPAÑA

<hr><h1><u>POESÍA DE ARISTÓTELES ESPAÑA</h1></u>
En la foto, Aristóteles España

"LA ENTERA NOCHE LLENA"
(EDICIONES LA PATA DE LIEBRE, SANTIAGO - 2005)



Por

Armando Uribe
Premio Nacional de Literatura 2004
Santiago, septiembre 2005



El excelentísimo poeta Aristóteles España, fue uno de los pocos nombres de escritores jóvenes que nos llegó al destierro, surgido como un cristo, en la ciénaga de la dictadura. Cuando conocimos su primer libro (Dawson, Editorial Bruguera, 1985), ya no fue sólo un nombre. Autor de verdaderos poemas de energía, emoción y sentido, se impuso como una referencia indispensable en la joven poesía chilena.

Ha habido en Chile un siglo entero de poesía valiosa; no solamente en la métrica convencional (que se dedujo en lo principal de los poemas escritos en el siglo XVI y comienzos del diecisiete, el gran siglo de oro), sino también con el uso de verso llamado libre, que el eximio Pedro Henríquez Ureña llamó en 1927, de versificación irregular, y del cual T. S. Elliot dijo por esos tiempos: “no hay verso libre para quien quiere escribir buen verso”.

Este ha dominado en Chile, sin descuidar los poemas con la métrica y la retórica de los siglos anteriores, que además se introducía a la vez en aquella poesía más libre. Hay que tomar en cuenta que los poetas mayores chilenos, de buena parte del siglo comenzaron a escribir y muchas veces publicar libros en verso regular; por su parte, Gabriela Mistral escribió en métrica, introduciendo en ocasión algunas irregularidades sabias.

Vicente Huidobro, Pablo Neruda, Pablo de Rohka, Nicanor Parra y otros, se iniciaron con versos regulares, y más tarde sus versos libres contenían de varias maneras líneas del todo regulares.

Esto parece cocinería literaria pero es la materia prima de la poesía: palabras cargadas de fuerza, emoción y sentido hasta el extremo posible (decía más o menos Ezra Pound en la segunda década del siglo XX); la exagerada oratoria de quien esto escribe llegó a pontificar, y también hasta el extremo imposible, queriendo decir que a veces la energía, el entusiasmo y el Inconsciente pueden justificar notorios errores y torpezas verbales, barbaridades poéticas que, por crear poesía aceptan lo que no cuadra, lo extravagante, burdo y estúpido – experiencias que en nuestras vidas todos tenemos, los poetícolas.

“La entera noche llena”, de Aristóteles España es un libro notable, original y saliente en ésta que me atrevo a llamar: escuela chilena de poesía en castellano.

Procuré identificar los asuntos y estilo de cada poema de sus cuatro partes. Encontré que casi todos los de la primera parte del texto eran de encendido y a veces violento erotismo, y que muchos de los tres siguientes capítulos eran también eróticos. Luego marqué los demás como pruebas del humorismo negro, característico entre los chilenos. Recapacitando, concluí que con frecuencia el erotismo del autor está contaminado por aquel humor negro.

Esto no varía cuando los episodios ocurren en lugares y ciudades extranjeras. Se trata de un poeta que carga con su Chile donde quiera se encuentre en el mundo. Su “Poema realista para encantados” constituye un Arte Poética apropiado para todo el libro:

2
“El poema sale de su rincón encantado
(...) y sale a volar entre la muchedumbre y en el Individuo,
con sus mensajes de poema político,
con sus piernas de poema erótico,
un poema chilenísimo (...)
(...) y las palabras que corren como la sangre
de un cordero degollado en el matadero clandestino
de un pueblo chilote,
en el sistema nervioso, en el sistema político,
un poema para todos,
un poema para nadie,
como su merced lo ordene”
.

Interpreto la última como invocación al dios de la poesía, tal como lo señala el Diálogo pseudo – platónico Ion, según el cual ese dios de la poesía posee al poeta, “un dios les sorbe el seso a los poetas”.

Con palabras de hoy dicho dios tendría su morada en el Inconsciente personal del poeta, y en el Inconsciente colectivo del cual participa, el de su nación y de la naturaleza humana. Creo que en el de la colectividad chilena hay rasgos acentuados de la brutalidad (y lo he escrito a propósito del secreto de la poesía); en los textos de España (el poeta y hasta el país), no faltan tales rasgos.

En algunos poemas del libro hay un parentesco con las “Residencias en la tierra” –lo mejor de Neruda-, y alguna vez, con la atmósfera del mejor Teillier.

Pero “La entera noche llena” es el mundo mismo de este poeta, el propio. Puesto que él habla de “poema político”, “sistema político”, es indispensable anotar que su ironía y humor negro llega a ser satíricos. Este poeta lírico es también autor de Sátiras. De hecho, en la siempre dudosa clasificación de sus textos que traté de hacer privilegié junto al término “erótico” –“érot” -, la palabra “sátira” –“sát”-.

En la tradición de un siglo de poesía chilena, desde Carlos Pezoa Véliz, lo satírico tiene verdadero tratamiento gozoso por muchos, además de la punzante ironía, con frecuencia dirigiéndola al propio autor –auto-ironía.

Todos los poemas de este libro me parecen ser “experiencias” reales del poeta; las fantasías y sueños –dormido o en vigilia- son también experiencias efectivas que sus poemas transmiten. Por todo ello escribe “poemas realistas”. La muerte, percibida en la vida, es una de las realidades potentes que se “experimenta”: “la muerte que escribe un poema en el baño y dice puta...”

Para Georges Bataille, en el erotismo está necesariamente la muerte (y agrega, lo religioso). La dictadura –en Chile- y el exilio –afuera- figuran como referencias sombrías las sombras de la vida, recordar que el Papa en Chile llamó al exilio “una muerte civil”.

3

“Si vieras las miradas del exilio,
entre tanta multitud
gritando “yo creo”,
diríamos juntos
que el paraíso está en el bar del frente”
.

En su erotismo hay a veces también melancolía: “Ella cae por la ventana y ve un señor / con un mordisco de perro en la boca, / y luego una mariposa que dice “cielo de Dios”.

Los títulos de todos estos poemas, tal cual aparecen en el Índice, tienen por sí solos un interés que, alguna de sus partes, constituyen las líneas de un poema que se agrega a los del libro.

En el titulado “Canción de Cuna”, el penúltimo, aparecen versos que también son fragmentos finales de su Arte Poética:

(...) “No quiero villancicos
tú más tú (...)
la guerra no me gusta
TÚ MÁS TÚ
Y esas con lenguas que me hablan”
.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

4 comentarios

susana valiente rojas -

Dónde conseguir el libro del poeta. Cómo ubicarlo. Podrían publicar su correo o una entrevista. Lo hemos leído en revistas. Gracias. Vive en Santiago?

diego aldunate -

publiquen el correo del poeta. no sabemos cómo ubicarlo. gracias. y donde comprar el libro en santiago

carmen silva troncoso -

Podrían publicar el mail de este poeta?
Y dónde encontrar el libro en Santiago?
Atte

elizabeth Iriarte -

Donde se puede conseguir el libro de este poeta
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres