Blogia
MIRANDO AL SUR - augusto alvarado


LÁZARO CÁRDENAS

<hr><h1><u>LÁZARO CÁRDENAS</h1></u>

EL PRESIDENTE DEL PUEBLO


Por Martí Batres Guadarrama
La Jornada (México) - Jueves 20 de octubre de 2005



Han pasado 35 años de la muerte del general Lázaro Cárdenas del Río y 65 desde que dejó la Presidencia de la República, y su memoria sigue viva. Generación tras generación se transmite la imagen de un buen presidente; más aún: del mejor presidente del siglo XX. Y yo diría del único presidente posrevolucionario que es nombrado con respeto. En el lenguaje popular se dice que México sólo ha tenido dos buenos presidentes: Benito Juárez en el siglo XIX y Lázaro Cárdenas en el siglo XX.

¿Por qué es recordado Lázaro Cárdenas? ¿Por qué impone respeto a generaciones que no lo conocieron físicamente y que sólo han oído hablar de él en los libros o en los relatos de sus antepasados? El secreto está en una cuestión muy sencilla de explicar, pero muy difícil de lograr: usó el poder para beneficiar al pueblo de México, a la gente común, al más olvidado, al más humilde, al más pobre. Los gobernantes, en el mundo en general, y en México también, tienden a servir a las elites, a los poderes fácticos, a los dueños del dinero, a los imperios. Por eso, cuando un gobernante enfrenta con valentía, con dignidad a esos poderes se gana el respeto de la historia y la veneración de la gente.

Lázaro Cárdenas gobernó con el poder de las masas populares, las convocó, las escuchó, hasta cierto punto las organizó y las convirtió en el actor principal de su programa de gobierno. Eso explica que cuando necesitó a la gente, la gente estuvo ahí con él, y que no hubo poder político o económico nacional o extranjero que pudiera desbarrancarlo. La figura del general Lázaro Cárdenas crece más con el paso del tiempo en la medida que el político de nuestros días se convierte en una especie de producto chatarra que se anuncia con grandes virtudes por televisión y sirve para muy poco al momento de adquirirlo. La memoria de Cárdenas no necesita de espots para quedar fija en el imaginario del pueblo.

Lázaro Cárdenas dio dignidad a la Presidencia de la República, desterrando el maximato callista que subordinaba el poder constitucional a un poder fáctico ajeno a las instituciones. Impulsó la educación socialista, que no fue otra cosa que llevar la formación básica, laica y científica, a todos los rincones del país. Creó las normales rurales, con sus internados para estudiantes campesinos y pobres. Impulsó instituciones educativas de nivel superior, como el Instituto Politécnico Nacional, la Universidad Autónoma de Chapingo, la Escuela Nacional de Antropología e Historia. Todas esas medidas dieron uno de los más grandes florecimientos de la educación de nuestro país.

Cárdenas instrumentó el más grande reparto agrario en la historia de México, haciendo del ejido una poderosa propiedad social que reactivó la economía de millones de familias de campesinos. Durante su gobierno se creó la administración obrera en los ferrocarriles nacionales, hoy tristemente entregados al capital extranjero. Y por supuesto, como sabemos, expropió la industria petrolera y la riqueza petrolera del subsuelo, poniéndolas en manos del Estado. Esta decisión de gobierno potenció el respeto a México en el escenario internacional, materializó el ejercicio de la soberanía, concretó una aspiración de justicia laboral de los trabajadores petroleros mexicanos, pero sobre todo sentó las bases para un desarrollo nacional sostenido. Esa fue una decisión tremendamente visionaria. La expropiación petrolera hoy permite a México obtener ingresos extraordinarios por la venta del petróleo. Si no fuera por el general Cárdenas, esas ganancias estarían en manos de las grandes compañías inglesas y estadunidenses.

Fue también un gobernante demócrata que ejerció el poder con apego a los principios republicanos, que no era la regla de aquellos días. En la segunda década de los treintas Hitler gobernaba en Alemania y Stalin en la Unión Soviética, uno de derecha y otro de izquierda, pero ambos dueños de un poder totalitario. Cárdenas recibió en México a los judíos perseguidos por Hitler, y a León Trotsky perseguido por Stalin, y también les abrió el corazón del país a los republicanos españoles perseguidos por la dictadura de Francisco Franco.

Recientemente el general Lázaro Cárdenas ha sido objeto de amplio homenaje en España, mientras en México nos seguimos beneficiando por la fuerza cultural que aportaron los refugiados españoles. En la mejor tradición republicana, a pesar del enorme prestigio y apoyo popular conquistado durante su gobierno, Cárdenas rehusó convertirse en un nuevo Calles, y renunció a ser un poder tras el trono, manteniendo una discreta actuación y una opinión viva en favor de la lucha de los pueblos del mundo por su emancipación.

A 35 años de su muerte, Lázaro Cárdenas del Río es el ejemplo de lo que significa un estadista verdadero. Su ideario sigue inspirando la mejor política para la izquierda en México. La política social del actual Gobierno del Distrito Federal no es otra cosa que una política cardenista. República democrática, soberanía de la nación y reforma social son pilares del cardenismo que deben seguir orientando a la izquierda mexicana, y que deben retomarse por quien pretenda hacer un buen gobierno en nuestro país.

Finalmente, diría que, tomando en cuenta la gran desigualdad en la que ha caído México, los enormes rezagos sociales, la pérdida de soberanía en la conducción de nuestro desarrollo, ya hace falta, es más, urge tener un buen presidente, un presidente como Lázaro Cárdenas que gobierne para los de abajo y ponga freno a la voracidad incurable de los de arriba
.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

Francisco Javier Macias Romaña -

Agradeciendo el reconocimiento a un Gobernante, ademas de Paisano,circunstancialmente no encuentro en múltiples y diversas presentaciones el esbozo de las condiciones adversas, que dieron la oportunidad al Gral, Lazaro Cardenas para concluir en la Nacionalización de la Industria Petrolera Mexicana
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres