Blogia
MIRANDO AL SUR - augusto alvarado


CRÓNICAS DE LOS MARES AUSTRALES

<hr><h2><u>CRÓNICAS DE LOS MARES AUSTRALES</h2></u> “Patagonia Mía” – Agosto de 2004

Documentación: H. Catalán

LA LEY DEL NUTRIERO



Hermanados en la caza y comercialización de las nutrias los alacalufes de José El Viejo, del grupo kawashkar que habitaba territorios cercanos al Seno Obstrucción y Río Verde, hacía treinta años estaba en contacto con Demógenes Guajardo Rivera. Este era un aventurero chileno que permanentemente viajaba a Natales en los años veinte del siglo pasado, para comercializar los cueros de nutrias entregados por los indios. Luego de largos días de borracheras en los lupanares natalinos, regresaba a Muñoz Gamero en los canales, donde lo esperaba su conviviente -una mujer india- hija de José El Viejo.

José El Viejo, era entre los kawashkar que habitaban la zona del archipiélago Reina Adelaida, Península Muñoz Gamero y Canal Smith un verdadero líder. Reconocido por su capacidad para hacer negocios con los peores aventureros de los canales, tenía su campamento en la Isla Summer. Junto a los suyos participó activamente en muchos “raqueteos” de barcos hundidos en la zona del Canal Smith. Por lo tanto fue una fiesta en grande para el grupo cuando el “Magda” quedó a su disposición. En la repartición de esta presa, empezaron las diferencias con Guajardo; ya que éste trajo socios de su ralea y raza para aprovechar al máximo el naufragio. Sumado a lo anterior las quejas de su hija, fueron precipitando la sed de muerte de José Viejo y su hijo José Chico contra Demógenes Guajardo.

En el mes de octubre de 1933 en la Isla Summer, que visitaba Guajardo Rivera acompañado de su socio Juan Bautista Galindo, José El Viejo ordena el asesinato de su “yerno”. Galindo que es acusado por la policía natalina de ser el autor, declara lo siguiente: “en la noche, como a la oración, el indio Oscar me robó balas de carabina. Más tarde cuando todos estaban durmiendo, sentí un disparo que me alarmó... Esperé que aclarara, cuando observé que mi amigo había sido asesinado. Luego después, José Chico y una de las indias tomaron el cadáver de Guajardo, le amarraron un saco de arena y lo fondearon en baja marea a la orilla de la playa” (Relato completo en “El Magallanes” 10 de octubre de 1933).

Juan Bautista Galindo es tomado rehén por los indios, cuyo grupo estaba compuesto por el líder José El Viejo y sus dos mujeres, José Chico y la mujer de éste. Padre e hijo eran acompañados por un grupo de mocetones indios entre los cuales estaban Oscar, Panchote, Federico, Rosa y Clorinda. El asustado Galindo, declarará a la policía de Natales que se dirigieron al sector de “Veintiún Días”. En una de aquellas islas, quedará sorprendido de la cantidad de cosas pertenecientes al “Magda” que los nativos guardaban. Un hermoso bote, ropas de los marinos, licores finos, tabaco, máquinas de escribir y muchas armas de fuego. En una navegación hacia “Ancón Sin Salida” (frente al Canal de las Montañas) se detuvieron en varios puntos donde había más entierros de restos del “Magda”. La vida con los indios, a bordo de embarcaciones sin reparos, lo enfermó gravemente a Galindo, siendo abandonado en las cercanías del Paso del Kirke, logrando llegar a Natales, donde entregará su testimonio.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres