Blogia
MIRANDO AL SUR - augusto alvarado


ETNIAS: ¿MODA O MAGIA?

<h2><hr><u>ETNIAS: ¿MODA O MAGIA?</h2></u> El indigenismo es potente. Sus apóstoles, como los magos, sacan conejos de sombreros de copa y levitan, dejándonos boquiabiertos. Obtienen dineros fiscales y apoyo externo. Las consignas que agitan son “respeto a la diversidad” y “no a la discriminación de las minorías étnicas”. Así –en virtud a la taumaturgia antropológica- resurreccionan pueblos aborígenes ya extinguidos. Al respecto hay mucha, pero mucha, muchísima tela que cortar. No obstante, por ahora un asunto puntual.

Se informa que el Senado planea reconocer como etnia a la colectividad diaguita. La integrarían “1500 casi todos mestizos” (sic). La impostura es colosal. Conozco por labores de investigación sociológica la IV Región de mar a cordillera. Jamás he constatado la existencia de villorrio, toldería o familia de esa estirpe. En efecto existió, pero la hispanización empuja a un grupo a migrar a lo que hoy es Argentina. Los que permanecen son incorporados a la chilenidad en función del mestizaje.

Visualizo un enorme riesgo en la moda etnicista. Se oculta tras categorías hoy muy prestigiadas como “interculturalidad” y “plurietnicismo”. Supone el peligro de convertir lo chileno que, substancialmente, es crisol mestizo en un picadillo racial. Ya estamos dolorosamente escindidos en lo vertical. Coexisten 1 millón de caucásicos los “Infante”- que mandan y 14 millones de mestizos los “Machuca”- que acatan. Ahora se quiere agregar una fragmentación en horizontal con eso de “inventar” pueblos que son pura arqueología.

Prof. Pedro Godoy P.
Centro de Estudios Chilenos CEDECH

cedech@chilesat.net
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

2 comentarios

daniel -

soy de chilecito la rioja,
mi abuela de apellido sigampa,
fallecio hace poco,
y no era mestiza,
quiza si la cultura
se haya mestizado
hace mucho tiempo,
eso es otra cosa.

Alonso Fernandez -

Estimado Sr. Godoy:

Respeto y admiro su obra. Soy, sin embargo, ya lo suficientemente trajinado en este mundo como para desconocer que "errare humanum est" (errar es humano).

Personalmente creo que esto es su caso en lo referente al asunto respecto a la multiculturalidad y plurilingüismo.

Los mapuches, aymaras, quechuas y rapa nuis chilenos, entre otros, no son mestizo-occidentales como Ud.

Ellos no piensan ni aman en castellano, su historia no está principalmente enraizada en España ni en la república chilena. Sus héroes no son los héroes de Chile y su religión y costumbres son considerados "bárbaros" por mestizos progresistas y bolivarianos como Ud, peor aún por gente ultramontana de clase alta, media y baja, de Chile.

Distinguido señor, ¿ellos no tienen derechos humanos como indios? Ud. mismo en muchos de sus artículos escribe sobre el mestizaje "a la fuerza", de españoles primero y luego de chilenos mestizos después, quienes luego de masacrar picunches, williches, ngunches (mapuches) durante la conquista y el siglo XIX en el sur y centro, se solazaron con las hijas de los derrotados; mientras, en el norte, lo hicieron con las mujeres de los vencidos "ex-peruanos", quienes ya habían sufrido "el derecho de pernada" tras la caída del Tawantinsuyu Inca (el Tawantinsuyu actual, no es inca), por los barbudos conquistadores y luego por encomenderos y otros españoles y criollos.

Entonces, es claro, que tengan que tener rasgos mestizos esas poblaciones! Pero su alma e identidad NO SON MESTIZAS CHILENAS! Son INDIAS! (son indios chilenos, o, si hiere, la susceptibilidad de alguien no acostumbrado a esa palabra con la cual nos han nombrado por 500 años, llámennos aborigen, originarios o indígenas, que al final, eso no hace ninguna diferencia a la hora de marginarnos). Son mapuches, aymaras, quechuas, etc.

Acaso teme Ud. que por no ser culturalmente chilenos, renegarán de su chilenidad. Tienen al menos 100 años de vivir en Chile. Si bien son ninguneados, "chilenizados" y sufrido otras vejaciones, también han conocido y conocen chilenos buenos y las bondades de las instituciones chilenas. Ellos quieren ser chilenos Sr. Godoy!!! No se asuste.

Asústese de los cultos, progresistas, académicos, cosmopolitas, americanistas y bolivarianos mestizos chilenos que no han aprendido o peor aún, no quieren aprender, de que lo mestizo NO ES SUPERIOR a lo indio (tampoco lo es viceversa). ¿Complejos racistas o entnocistas a estas alturas Sr.? Por favor! No lo creo en verdad. Especialmente de personas como Ud. Solo estoy convencido que para los mistis (en Bolivia y Perú) o wingkas (en Argentina y Chile), les es difícil entenderlo.

Lo que pasa es que la cuestión es complicada en Chile aún para los muy ilustrados pues en Chile el porcentaje originario no es mayor del 10% (aunque, francamente, es una cifra muy significativa; pero la secular política portaliana de "un país, una nación" en la cual se educa a los chilenos hace difícil ver la realidad), en comparación a la enorme cantidad de indígenas de los países vecinos como Argentina, Bolivia y Perú, donde hay al menos 180 mil, 2 millones y 8 millones de quechuahablantes respectivamente, sin contar con los aymaras, guaraníes, etc.; pero lo que es más importante, la expresión cultural fundamental del noroeste y noreste argentino y de los otros dos países, aunque hablen solo español algunos de ellos (o, mejor dicho, la mayoría de ellos), es escencialmente indio quechuaymara o guaraní (textiles, música, culinaria y catolicismo sincrético con religiones Originarias, etc.) donde lo indio es la identidad básica y donde lo mestizo SOLO ES LA CARETA para no ser insultado, objeto de burla y poder encontrar trabajo en las ciudades donde emigran.

Los indios, indígenas o pueblos originarios chilenos quieren ser chilenos pues la base de la indianidad es la hermandad con los otros y con la naturaleza. SON LOS MESTIZOS CHILENOS los que no los aceptan pues los indios chilenos quieren ser chilenos pero sin dejar de ser indios. Lamentablemente, el estado chileno y hasta muchos progresistas y bolivarianistas chilenos, simplemente hacen lo que los gringos en USA, Carlomagno a sus paisanos germanos o como Cornelio Saavedra a los mapuches en 1883: bautizo y asimilación ... o muerte.
No pues! Así no es! Si se sigue así, seguirá esta lucha y escisión. No se puede obligar a un indio a sentir en cristiano. El indio quiere ser chileno pero sintiendo como indio. Quiere ser un indio chileno y no un chileno postizo de careta y por dentro sufrir el sentirse diferente pero tener que aparentar que se es mestizo, para no sufrir escarnio, burla y marginación.

Sr. Godoy, NO SUGIERA la ASIMILACIÓN y la ninguneación de los pueblos aborígenes chilenos aún de aquellos que solo hablen español. No es cosa de idioma nomás. Es cosa de cultura (historia, costumbres, familia común).

ÚNASE a la INTEGRACIÓN. Integrar a los pueblos aborígenes chilenos, reconociéndoseles como tales y respetándoles sus fueros y derechos, y ellos responderán siendo chilenos cabales y plenos. Ellos quieren serlo, pero no lo son porque la sociedad NO admite que ellos tengan orgullo de su historia particular, cultura, idioma, etc. y se burlan de ellos o no quieren reconocer de que existen como pueblos diferentes del chileno, dentro de él, aunque con deseos de integrarse a él pero reconociéndoseles sus peculiaridades y reconociéndoseles como nación particular, dentro de la nación chilena.

Suiza está compuesto de 4 pueblos diferentes (suizo franceses, suizo alemanes, suizo italianos y suizo retorromanos), España de al menos 4 (castellanohablantes, gallegos, vascos y generalidat catalana), China tiene 10 naciones dentro de ella, etc. ¿Acaso son países subdesarrollados? Luego de la era del dictador Franco, se adoptó el reconocimiento de diferentes pueblos en España y el derecho de manejo autónomo de su renta y sobre su política cultural, ecológica y educativa donde obviamente se enseña en los colegios primero vasco, gallego o catalán en las escuelas antes que español para recién luego entrar a una educación intercultural bilingüe que los hace plenos alfabetos tanto en su lengua originaria como en el español general. Solo a un país que los respete como son y no que los obligue a transformarse en lo que no son, es como se puede hacer que la quieran plenamente e INTEGRARLOS (no asimilarlos) a la nación mayor, a la chilena, solo si previamente se les reconocen su estatus de naciones aborigenes, indígenas y originarias primero.

Esto que España hizo, el reconocer a los pueblos catalán, vasco y gallego, etc., para luego apoyar su particularismo permitiéndose una educación intercultural es lo que, entre otras cosas, ayudó a la pacificación de en ese país y crear las condiciones para su despegue social y económico. ¿NO se puede hacer eso en Chile?

En el Perú, su más insigne literato y etnólogo, mucho más estudiado por la intelectualidad seria internacional que Mario Vargas Llosa, me refiero a don José María Arguedas (casado con chilena y salvado su vida gracias a un tratamiento médico en Chile) publicó muchos escritos sobre interculturalidad en Perú y América. El sabía de esto, pues se crió entre indios hasta los 11 años y su lengua materna era el quechua, hasta que luego de graduarse de licenciado en lengua castellana y de doctorarse en antropología, dedicó su vida a dar a conocer y valorar las culturas indias. El nunca se llamó mestizo sino indio. Son los académicos quienes lo llaman blanco o mestizo por su fomación académica o por sus rasgos físicos. El se crió, amó y pensó siempre como indio. Era un indio culto. Pero para la sociedad criolla y mestiza-occidental, racista, no puede existir un indio culto. El indio, con formación académica, es “bautizado” inmediatamente por la sociedad criolla y mestizo-occidental como: mestizo. Los indios para ellos, son gente salvaje, sin futuro ni utilidad para el país. Esto es muy peligroso, pues de esto a proponer o tolerar su exterminio físico y cultural, solo hay un paso. Para ser más precisos, ese paso se dio hace mucho y es la política oficial de nuestros países aunque se la pretenda ocultar con “oficinas gubernamentales de asuntos indígenas”, o en Chile por esa institución llamada CONADI.

Hay un poema suyo donde llama la atención a la "inteligentsia" peruana por no reconocer la existencia de los aborígenes y pensar que todos tienden "espontáneamente y naturalmente" al mestizaje. Se titula: "Llamado a algunos doctores" ("Huk dukturkunaman qayay", en quechua).

Recomiendo que se lea a Arguedas. Vargas Llosa lo llama: el profeta de la "La Utopía Arcaica". Es sorprendente como su intento de exorcisar el pensamiento de Arguedas en Latinamérica y el mundo, por medio de un libro, de idéntico título, "le salió como tiro por la culata" pues casi de inmediato se sucedieron desde Londres, pasando por Alemania, República Checa, Rusia y Japón.. hasta Australia, llegando a Latinoamérica, múltiples ensayos y tesis universitarias apoyando las tesis integracionistas de Arguedas contra las asimilacionistas de Vargas Llosa.

Para concluir, deseo solo llamar la atención de que el mestizaje me parece personalmente una propuesta muy facilesca y peligrosa. Tanto Leftraru como Garcilaso de la Vega Inca, supuestamente ejemplos de mestizaje, finalmente vivieron y murieron defendiendo a una de las dos culturas (la india) ante la imposibilidad de amalgamar las dos armoniosamente en una, pues una de ellas opera de opresora y la otra de oprimida. El mestizaje hace las veces de "careta" que oculta esta injusticia. Humildemente propongo potenciar las culturas indias para que al estar las dos (la cultura de occidente y las culturas aborígenes) en situación horizontal, coexistan ellas y se amesticen realmente y no que una aculturice a la otra.

Algunos dicen que las culturas aborígenes no tienen futuro. Eso decían los británicos de las "decrépitas culturas orientales" en el s. XIX. Ahora: Japón, India y China, son potencias Y SIN DEJAR sus culturas ancestrales. Tomaron de occidente lo necesario y lo adoptaron sin copiarlo sino adecuándolo a su realidad.

Soy un convencido que los pueblos aborígenes que en que en toda Indoamérica desde el Rio Grande hasta la Tierra del Fuego, desde los sabios pueblos tupi-guaraníes y mapuches hasta los constructores de las pirámides de Caral, Perú (3500 a.c, al mismo tiempo que Egipto), llegando a los maestros edificadores de Machu Picchu, Chichén Itzá y Teotihuacán, cuyos antepasados provaron su valor y lo mismo hacen sus descendientes hasta ahora aunque de acalladas (por los gobiernos criollos de nuestros paísitos desunidos) formas, pueden, integrando lo mejor de occidente, resurgir y fructificar Latinoamérica con los mestizos-occidentales, criollos blancos y con los afrodescendientes. Si hay sociedades multiculturales en Europa, Canadá o China, ¿porqué no puede haberlas en Latinoamérica o Chile?

José Carlos Mariátegui, ya lo dijo: "El resurgir de Indoamérica no será calco ni copia de nadie, sino creación heróica de nuestros pueblos de Indoamérica". La interculturalidad y plurilingüismo indoamericano no es invento ni creación nuestra, es un hecho actual e histórico. Lo que debe ser “creación heróica” nuestra es saber reconocer “al otro” a aquellos que han y siguen siendo los marginados de los marginados, en todas nuestras sociedades latinoamericanas, a NOSOTROS LOS INDIOS, (o pueblos originarios, o pueblos aborígenes o indígenas).

El reconocerlos primero y luego saber convivir con ellos respetando sus particularidades culturales es el reto de “creación heróica” por concretar. No estamos de acuerdo con el facilismo de borrar las diferencias culturales en Latinoamérica “de un plumazo”, declarándonos mestizos a todos y con ello santificar e imponer UNA ÚNICA CULTURA (a lo Franco o a lo Pinochet): la cultura mestizo-occidental y pretender dar el golpe de gracia a culturas ancestrales muy vívidas hasta el presente y que conforman la base cultural de pueblos como México, Guatemala, el Salvador, Perú, Bolivia, Paraguay y Ecuador.

No olvide que son las bases indias quechuas-amazónicas del Ecuador y quechua-aymaras en Bolivia, las que prácticamente han creado las condiciones para el advenimiento de Correa y Evo Morales en esos países. Y no olvide que San Martín y O´Higggins planearon dar la independencia al Perú para poder poner en vigor en toda Sudamérica, la constitución emanada del Congreso de Tucumán en 1816 que declaraba la independencia, no de La Provincias Unidas del Rio de la Plata únicamente, sino la independencia de LAS PROVINCIAS UNIDAS DE SUDAMÉRICA, con capital en el Cusco y con dos cámaras congresales uno de diputados electos y otra de senadores vitalicios entre los curacas (caciques) de los pueblos quechua, aymara, guaraní, mapuches, etc. de acuerdo a las naciones indias que hayan en cada país. Tanto el nombre de ese estado como su constitución se hallan en el texto original que se encuentra en la Argentina y que fue REDACTADO EN TRES IDIOMAS: Castellano, quechua y aymara y que fuera votado mayoritariamente en el Congreso de Tucumán en 1816 por delegados venidos del Alto Perú, Rio de la Plata, Paraguay, Uruguay, etc.

Quien la convocó e incluso propuso como regente de ese estado en monarquía constitucional al hermano menor y único sobreviviente de José Gabriel Tupac Amaru II Inca, es decir a su hermano, fue el mismísimo Manuel Belgrano, padre fundador de la patria Argentina. Y uno de sus más rendidos seguidores fue después, el padre de la patria chilena: Bernardo O´Higgins. Esa agenda continental, que respeta y reconoce la existencia y emergencia política de los pueblos indios de Latinoamérica y que fuera traicionada entonces, es la agenda pendiente y actual de integración latinoamericana pero reconociendo y empoderando a las naciones indias de nuestros países. No creo que los bolivarianistas de hoy, traicionen el legado por cumplir aún, que nos dejaran Tupaq Amaru II, Tupaq Katari, Belgrano, San Martín, O´Higgins, Artigas y Santa Cruz.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres