Blogia
MIRANDO AL SUR - augusto alvarado


CARLOS AMADOR MARCHANT

<hr><h1><u>CARLOS AMADOR MARCHANT</h1></u>

"ALONE AGAIN"


Por Aristóteles España



Inspirado en la mítica canción “Alone Again” de Gilber O”Sullivan, el poeta iquiqueño logra crear un mundo lleno de soledades donde las sombras del viento del norte chileno aparecen y desaparecen en sitios invisibles, cerca del Morro de Arica, en las playas de esa ciudad donde alguna vez se crucificó en un madero gigante como un cristo del desierto para protestar por la injusticia y el oscurantismo en la década del 80, en plena dictadura militar.

Sus poemas intentan detener el tiempo. El autor se pregunta que hace ahí, parado, en medio de la metafísica, acortando días, mirando las escasas horas que le quedan, esperando cabizbajo la bofetada de la muerte. De pronto, no hay escapatoria. El lector atraviesa túneles invisibles donde el poeta juega con las orillas que traen toda la espuma sucia que queda impregnada en el mundo, mientras escucha solitario la canción que tiene el título de su poemario. Hay desolación, busca a una mujer que amó en la puerta de un pub, y al rato ella aparece tambaleando, golpea su cabeza en las murallas, se abraza a un hombre desconocido y desaparece de nuevo entre calles y avenidas. El hablante es un ser desolado y pesimista; construye un refugio en Valparaíso para que lo dejen solo, con sus cavilaciones mientras piensa en la tierra que lo cobijará cuando deje este mundo, en un lugar lento y espacioso como nieve.

En su poema “Sobre la escarcha”, donde relata sus vivencias en la soledad del sur chileno, dice: “Porque la vida es como visitar una casa. Pero luego hay que despedirse, hay que salir a la puerta y perderse en la niebla/ En consecuencia, he de volver al silencio”.

Una de las características de este libro es que el autor no ve salida alguna, salvo cuando le escribe a mujeres que habitan sus días en la memoria, sus recuerdos de la pampa, sus viajes por el altiplano, el hermoso poema a su hija Valentina, las mujeres extremas de sus círculos, las esquinas con ojos solitarios donde aparece el porvenir como una lejana lluvia de futuro, la presencia de Luisa Ayala en sus horas en el Puerto y autora de la portada de su texto.

“Alone Again” tiene el olor de las calles de Arica, sus cerros, recodos donde el poeta vivió mejores días con sueños y esperanzas por un destino digno para su pueblo; bares donde salen hombres destruidos, imanes, fotografías donde a veces no se reconoce pero sí el latido de la gente que amó antes de emprender viaje a Valparaíso, a reencontrarse con sus historias y mitos.

Este es un libro de la melancolía, no de la derrota. Por sus páginas se escuchan sonidos de trenes, pájaros enormes, la música del desierto más árido del planeta de donde proviene con sus cánticos y sueños.

Carlos Amador Marchant (Iquique, 1955) ha publicado “Pisando tierra” (1977); “Galpón de redes marinas” (1980); “Después de mi casa” (1983); “Barquero en el puerto” (2001); “Los cururos de la Santa María” (2002); “Alone Again” (2003). Entre 1980 y 1985 dirigió la revista de poesía “Extramuros”, que se transformó en un referente de la literatura del Norte de Chile. Amigo de Andrés Sabella, Mario Bahamonde, organizó encuentros en la ex Universidad Técnica del Estado de Arica y en la Universidad de Chile.

Ha dirigido programas radiales de difusión literaria y actualmente se desempeña como Presidente de la Sociedad de Escritores de Chile, Versión Valparaíso.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres