Blogia
MIRANDO AL SUR - augusto alvarado


"IMPERIALISMO VENEZOLANO"

<h1><hr><u>"IMPERIALISMO VENEZOLANO"</h1></u>

MANIOBRA BALCANIZADORA

Prof. Pedro Godoy P. - Centro de Estudios Chilenos CEDECH

director@cedech.cl

Hay momentos en que las oligarquías y sus sicarios de derecha e izquierda se hacen "nacionalistas" y "antimperialistas"... Es cuando una república fraterna propone un proyecto común. No nos extrañe: hasta hoy sicilianos y calabreses están mortificados con el Piamonte. Los piamontinos los etiquetan "polentones" y estos, a su vez, los apodan "terrones". Es el rescoldo de una integración que el norte dotado de "talento nacionalizador" impone al sur particularista. No conozco bien la situación en Alemania respecto a Prusia, pero si España en relación a Castilla. Allí vascos y catalanes hablan del "imperialisamo castellano" y ahora sacan garras aprontándose no a liberar Gibraltar, sino a destruir la nación edificada por Fernando e Isabel.

Nuestra América no escapa. Leo que el asesor de la candidatura Quiroga, en Bolivia, acusa a Evo de subordinarse al “imperialismo venezolano” (sic). No es extraño. De vez en cuando se escucha aludir al "imperialismo brasilero". Incluso hay un texto de Bothelo Gozalvez -autor boliviano- sobre el tema. Demás está señalar que Ollanta Humala estimula los resentimientos derivados de la Guerra del Pacífico convocando a combatir el "imperialismo chileno". Ni que hablar del "imperialismo argentino". Mi país está envenenado de ese pacotillero "antimperialismo". Germina con la presunta usurpación de la Patagonia a fines del XIX y adquiere ribetes de furor cuando Perón en 1953 propone el ABC y luego los EEUU andinoplatenses.

Cuando México -en la Presidencia de Miguel Alemán- intenta confederar a Centromérica se movilizan los ciudadanos de esas minirepúblicas contra "el peligro azteca". Cosa desconcertante: un conspicuo adversario de esa iniciativa integradora es Juan José Arévalo. Al menos así lo anota en su texto "Despacho Presidencial". Un poco para concluir, digamos que la “independencia de la nación camba” -léase Santa Cruz y, por extensión, el Oriente boliviano- se origina en el odio al presunto "imperialismo serrano" representado por La Paz. La Confederación Perú-Boliviana que lidera el Mariscal Andrés Santa Cruz es visualizada por los círculos elegantes de Lima y Santiago como "imperialismo serrano", por ende, ordinario y repugnante.

Esas mismas elites, sin embargo, están de pláceme en contubernio con Gran Bretaña y EEUU. Concesionan predios para la explotación frutera, yacimientos de materias primas, pozos petroleros y enclaves portuarios, toleran la ingerencia de la US Embassy en los asuntos de política doméstica y hasta la imploran mientras concurren emperifolladas a los cócteles, endeudan los erarios y son abastecidos de artefactos bélicos por esos colosos. Hacen negocios con la City y Wall Street, remiten a sus retoños a Cambridge o Harvard, se adscriben al "american way life"... Son los sobrinos de John Bull y del Tío Sam. En esas situaciones no son nacionalistas ni antimperialistas, sino -hasta ayer- "occidentalistas cristianos" y hoy "pragmáticos".

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

jorge -

bueno el imbecil amante de los argentinos ha dicho otra huevada....espero que cuando argentina se recupere y comience a comprar grandes cantidades de armamento veremos que dice, alomejor regalar alguna islita a los argentputos
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres