Blogia
MIRANDO AL SUR - augusto alvarado

pedro godoy


EVO: ¿AYMARA O BOLIVIANO?

<hr><h1><u>EVO: ¿AYMARA O BOLIVIANO?</h1></u> Prof. Pedro Godoy P.

Centro de Estudios Chilenos CEDECH


 

La prensa oligárquica insistió en la condición indígena de Evo. Apuntaban a -de modo solapado- a degradar al entonces candidato y hoy Presidente Electo. Toda la carga estigmatizante que conlleva pertenecer a las etnias primitivas se volcaba en esa reiterada afirmación. Lo curioso es, desde otro ángulo, la ultraizquierda y los "progres" se unían al coro autogratificándose que ¡al fin se podría contar con un indio a la jefatura del Estado en Bolivia! Nos permitimos discrepar de ambos enfoques.


 

El primero oculta el ánimo de depreciar a Bolivia, su pueblo y su nuevo mandatario. No porque lo nativísimo sea un lastre, sino porque así lo han presentado centenariamente. El otro prisma, congruente con la difamación oligárquica, es apuntar a presentar a Bolivia como una sociedad fragmentada no sólo por enfrentamientos entre regiones, sino además por conflictos entre razas y más que eso entre nacionalidades. Usan incluso el erróneo gentilicio "indios".

Desde una concepción bolivarista y sanmartiniana hemos insistido en que Evo es un iberoamericano y como tal mestizo. En esa condición etnocultural asume la bolivianidad en bloque como legado y tarea. Eso es lo que beneficia a Nuestramérica. Denigrar o idolatrar lo indígena son posturas disolventes que terminan en la balcanización. Por eso si José Carlos Mariátegui emite la consigna "¡Peruanicemos al Perú!" Evo -a diferencia de Felipe Quispe- apunta a bolivianizar Bolivia.


 Eso de "respeto a la diversidad", de "interculturalidad" o "plurilingüismo" -para citar apenas tres lugares comunes en apariencia antropológicos- apuntan a legitimar la atomización y no sólo de Bolivia. Se trata de brulotes exóticos que ensamblan con el racismo blanquista de nuestras elites por lo "indio". Los discípulos de Bolívar y San Martín escogemos el tercer camino: el de la mestizofilia. Con ello rescatamos la identidad de 400 millones que, igual que Evo, somos "hijos de la mezcla".
 
 
   
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres


PEDRO GODOY

<hr><h1><u>PEDRO GODOY</h1></u> Prof. Pedro Godoy Perrín

UN CONTROVERTIDO

 AL TRASLUZ 

Por Henry Crisóstomo Palma - Corresponsal de “Charquicán”
 

Pedro Godoy es genio y figura. Se lo digo y me corrige “no soy un genio,  soy apenas un ingenio, pero de lo que estoy seguro es que no soy un pergenio”. Así de contestatario es este catedrático que hizo época en los 60 –al interior del Campus Macul (1)- siendo un “maldito” para moros y cristianos. De verdad una persona como la suya genera aversiones y adhesiones de modo automático. Su “afirmativismo” tan poco chileno y hasta su buen castellano –bien pronunciado y frondoso en vocablos- genera simpatía o antipatía. La partidocracia de la UP quiso silenciarlo y no calló. La dictadura toma un camino menos discreto y –lisa y llanamente- lo excluye del aula.

 

En aquel vocinglero “Piedragógico” (2) estudia entre 1955 y 1959. Alumno destacado hace carrera de ayudante ad honorem hasta alcanzar el rango –en esa época  equivalente al de cardenal o arzobispo- de “Profesor Titular”. Después de la destitución se queda en el país. Hizo de todo, pero jamás abandonó la tiza y el pupitre. De yapa funda el Centro de Estudios Chilenos CEDECH que promueve la tesis bolivariana cosa no fácil en una república etnocéntrica como la nuestra. Lo acompaña en la empresa nada menos que Felipe Herrera y recibe apoyo de grupos afines. De Perú –el APRA-, de Argentina –el peronismo- y de Bolivia –CONDEPA-. Ahora está feliz con Chávez y ahora nos propone brindar por la victoria de Evo Morales.

PLATICANDO CON EL HOMBRE


Entrevistamos al personaje. Nos recibe en lo que llama “el caserón” es su domicilio ubicado en “Avenida Matta abajo” donde vive  desde siempre. No falta el “renovado” que al leer su tarjeta de visita lo amonesta amistosamente porque aun no se muda a Las Condes. A ello responde el profesor Godoy “no amigo mío, yo soy como el Zalo no me muevo de mi barrio”. De verdad, no podría aunque tuviera millones. No hay residencia que aguante tanto libro, archivo y carpeta que este cientista social atesora en su escritorio. Allí también funciona el CEDECH, se reúnen amigos y exalumnos  así como estudiantes de pre y post grado que lo siguen como a un gurú. Llegamos a ese recinto y lo encontramos al medio día disfrutando de un borgoña con más frutillas que tinto. Nos advierte: “es apenas un aperitivo, pasado el almuerzo no bebo ni una copa más”. Bajo el parrón enhebramos la charla.


Al consultarlo por su exclusión de la Universidad Nacional expresa: “Mire, a mi me tiraron dos allanamientos sucesivos. Uno protagonizado por pelotón del Regimiento Tacna y el otro de Carabineros de Chile. Fui humillado en mi propio hogar. En cuclilla y con la manos en la nuca soporté un interrogatorio”. Añade: “La paradoja es que en el primer año no fui purgado de la cátedra. Continúo en funciones. Solo después que asume el rector delegado Fernando González Celis  se me exonera”. “No obstante –continúa- promuevo el perdón y el olvido, es decir, indulto y amnistía para quienes reprimieron y para quienes –con posterioridad- optan por la resistencia armada. Nuestros enemigos no son las FFAA, sino el imperialismo y un sector de  derecha e izquierda que es favorable a Washington, enemigo de la complementación del Cono Sur y profitador  del subdesarrollo”. Así de insólito y anticonformista es nuestro entrevistado.

EL NUEVO LIBRO


Lo consultamos sobre su “Libro negro de nuestra educación” y expresa: “Es un documento basado en datos empíricos y observación directa de la realidad de nuestra estructura escolar. Constituye un catálogo de sus debilidades y propone una opción remedial”. Inquirimos por lo que juzga flaquezas del sistema y Godoy no tiene pelos en la lengua para afirmar: “Mire, la privatización del sistema de 1981 en adelante convierte la educación en mercancía, el sistema en mercado, al alumno en cliente y a los docentes en mercenarios. A los apoderados –apunta- no se interesan en el “estudio”, sino en que el retoño pase de curso y se convierta en doctor o ingeniero y gane harta plata. El sostenedor y el director –por otro lado- lo que quiere es conservar e incrementar el número de matriculados porque eso significa subvención. Entonces, retengamos en el aula al discípulo aunque sea un depravado, un vándalo, un delincuente, un mediocre. Todo esto –añade- implica sacrificar la calidad de la enseñanza y dañar gravemente a la mayoría que si apetece –con esfuerzo y entusiasmo- estudiar”.   

 

 

Le consultamos sobre la gratuidad  y  nos explica: “al convertirse en mercancía la educación se evapora su condición gratuita. No menos de 100 años tuvo ese principio abolido por el Modelo Neoliberal que quizás en economía funciones, pero en lo escolar es letal. Toda nuestra clase política y nuestra clase castrense alcanzan los rangos que ostenta en el plano académico gracias a un Estado que otorga escuela, liceo y Universidad sin pagar un centavo. El Sr. Lagos no podría haber estudiado sin ese auxilio que en cierto modo garantiza la igualdad de oportunidades y atenúa las grietas que separan a la chilenidad en clases. Sin embargo, -continúa como ametralladora-  tres Presidencias de la Concertación han sido incompetentes para revertir esa mercantilización de la docencia”.


ARTILLERIA DE CALIBRE

Consultamos sobre la obra misma en las perspectivas de una eventual represalia y el autor apunta: “el Libro negro … hasta el momento no motiva inquietud oficialista. Ha sido comentado por Fernando Villegas en programa de TV  Tolerancia Cero y objeto de análisis en diario La Tercera. Hay gran interés por conocerla. Estamos –no sin dificultades- generando una red de distribución. Queremos que sea leído. De allí su bajo costo”. Burlón, añade: “doña Mariana y el Sergio Bitar están en comando de la Bachelet. Han abandonado el Ministerio de Educación que está en alta mar y con las bodegas inundadas. Igual he ofrecido mi obra como regalo de Navidad a la Michele y al Sebastián. Ojalá lo lean. Allí encontrarán el retrato del naufragio y las claves para la reconstrucción de una estructura escolar que, pese a sus defecto que siempre los tuvo, fue un paradigma en Latinoamérica”.


Le consultamos por qué figura Gabriela Mistral en la portada de “Libro negro de nuestra educación” y contesta: “Mire la sacamos de un billete de $5 mil. Está allí no por los  Sonetos de la muerte ni por las Rondas infantiles, sino porque esa vieja ilustre que fue docente se la jugó siempre por la educación gratuita y no pagada, por el rigor en el aula y no el facilismo resblandecedor, por la educación tecnologizante y no verbalista, por la educación nacionalizante y no “globalista”. Por eso está allí como mascarón de proa de mi texto y no por su Nobel de Literatura”.

No es más lo que pudimos conversar sobre este nuevo “best seller” que publicó el profesor quien capea el temporal atrincherado tras los armarios de su biblioteca y empuñando la tiza tan propia de un oficio que ama porque comenta “es un modo de hacer patria”. Nos despide de “El Caserón” no sin haber consumido el vino con frutillas y llevarnos en el alma una misteriosa mezcla de alegría y optimismo. Sin apremio, amén de obsequiarnos otra obra suya “Chile versus Bolivia: otra mirada” nos despide con su sonrisa que para nosotros es simpática y sincera, no obstante, para sus adversarios, irónica e hiriente.

 

 

 

 


EVO: BOLIVIA Y CHILE

<h1><hr><u>EVO: BOLIVIA Y CHILE</h1></u>

Prof. Pedro Godoy P.

Centro de Estudios Chilenos CEDECH

Santiago de Chile - 21 de diciembre de 2005

 

(SOBRA DECIR QUE, EN ESTE CASO, COMO EN MUCHOS OTROS, ESTOY TOTALMENTE DE ACUERDO CON MI QUERIDO PROFESOR PEDRO GODOY - Augusto Alvarado - "Mirando Al Sur").

 

Está claro como el agua que hay una campaña soterrada en mi país contra las tres repúblicas fronterizas. La mayor furia de la oligarquía patriotera y sus acólitos de derecha e izquierda afecta a Bolivia. Durante un par de años -día y noche- han estado con la historieta de Evo Morales como un indígena y quienes conocemos de etnografía sabemos que -igual que 14 millones de chilenos- es un mestizo "bien plantao". Más aun, la idea de "líder cocalero" la machacan con el propósito villano de emparentarlo con la drogadicción y el narcotráfico. Sé -y no soy ningún iluso- que el patrioterismo es viruela en nuestras repúblicas, pero primero busco remedio a mi propia peste. Estoy informado que manipulaciones de opinión pública son frecuentes en todo sitio, pero también hay en cada Estado lo que Ortega y Gasset denomina "minorías egregias". Son inmunes al chauvinismo y saben leer entre líneas y "no comulgan con ruedas de carreta". A ellas corresponde el deber de reeducar a las mayorías. Ahora - Evo, convertido en Presidente de la República- solicita se revise la condición mediterránea de su patria. Escándalo en La Moneda. Reaparece el dogma de "la intangibilidad de los tratados" y la notoria incompetencia para negociar de nuestra Cancillería. Con dictadura o con democracia la historia es lo mismo. Un Ricardo Lagos "socialista" es un mito. Si CEDECH alude a la Declaración de Ayacucho y al Acta de Charaña se le tilda de adicto al régimen militar. Si reitera, como conveniente para la armonía del Cono Sur y la prosperidad de nuestro rezagado extremo norte un enclave portuario boliviano "está financiado por el coronel Chávez" . Si promueve el ABC, es decir, la alianza de Argentina, Brasil y Chile es "peronista". Siempre "antipatriota" y "americanista ingenuo". Sólo ellos -y nadie más que ellos- son los "pragmáticos" que despilfarran el dinero de los contribuyentes en armamento mientras afirman: "si quieres la paz, prepárate para la guerra". Están en 1879... No en el siglo XXI.

Hay que levantar la voz no sólo para aplaudir a Evo y luego desplazarse a Bolivia a usufructuar de su proceso renovador, sino para apoyarlo del modo más respetuoso posible. Los chilenos efectivamente patriotas -en la línea de O’Higgins y Grove- no podemos sino concordar una vez más con el Presidente Electo de la patria de Andrés Santa Cruz y de Germán Busch en orden a que la demanda de un respiradero oceánico es legítima. No es lo único que necesita Bolivia. Es cierto que circunscribir todo a la cuestión del mar constituye un error. Desde acá vemos con singular esperanza su adscripción en plenitud al MERCOSUR y al eje Caracas-Brasilia-Buenos Aires. Sin perder identidad, sino -por el contrario consolidándola- Bolivia debe federarse o confederarse con los Estados del Atlántico. La soledad la deshidrata. A orilla del Mapocho está el puñal de Caín, la mochila que significan 150 años de docencia patriotera y quienes sirven al Tío Sam. Mientras tanto se expresa: ¡Arriba Bolivia!

 

 


"IMPERIALISMO VENEZOLANO"

<h1><hr><u>"IMPERIALISMO VENEZOLANO"</h1></u>

MANIOBRA BALCANIZADORA

Prof. Pedro Godoy P. - Centro de Estudios Chilenos CEDECH

director@cedech.cl

Hay momentos en que las oligarquías y sus sicarios de derecha e izquierda se hacen "nacionalistas" y "antimperialistas"... Es cuando una república fraterna propone un proyecto común. No nos extrañe: hasta hoy sicilianos y calabreses están mortificados con el Piamonte. Los piamontinos los etiquetan "polentones" y estos, a su vez, los apodan "terrones". Es el rescoldo de una integración que el norte dotado de "talento nacionalizador" impone al sur particularista. No conozco bien la situación en Alemania respecto a Prusia, pero si España en relación a Castilla. Allí vascos y catalanes hablan del "imperialisamo castellano" y ahora sacan garras aprontándose no a liberar Gibraltar, sino a destruir la nación edificada por Fernando e Isabel.

Nuestra América no escapa. Leo que el asesor de la candidatura Quiroga, en Bolivia, acusa a Evo de subordinarse al “imperialismo venezolano” (sic). No es extraño. De vez en cuando se escucha aludir al "imperialismo brasilero". Incluso hay un texto de Bothelo Gozalvez -autor boliviano- sobre el tema. Demás está señalar que Ollanta Humala estimula los resentimientos derivados de la Guerra del Pacífico convocando a combatir el "imperialismo chileno". Ni que hablar del "imperialismo argentino". Mi país está envenenado de ese pacotillero "antimperialismo". Germina con la presunta usurpación de la Patagonia a fines del XIX y adquiere ribetes de furor cuando Perón en 1953 propone el ABC y luego los EEUU andinoplatenses.

Cuando México -en la Presidencia de Miguel Alemán- intenta confederar a Centromérica se movilizan los ciudadanos de esas minirepúblicas contra "el peligro azteca". Cosa desconcertante: un conspicuo adversario de esa iniciativa integradora es Juan José Arévalo. Al menos así lo anota en su texto "Despacho Presidencial". Un poco para concluir, digamos que la “independencia de la nación camba” -léase Santa Cruz y, por extensión, el Oriente boliviano- se origina en el odio al presunto "imperialismo serrano" representado por La Paz. La Confederación Perú-Boliviana que lidera el Mariscal Andrés Santa Cruz es visualizada por los círculos elegantes de Lima y Santiago como "imperialismo serrano", por ende, ordinario y repugnante.

Esas mismas elites, sin embargo, están de pláceme en contubernio con Gran Bretaña y EEUU. Concesionan predios para la explotación frutera, yacimientos de materias primas, pozos petroleros y enclaves portuarios, toleran la ingerencia de la US Embassy en los asuntos de política doméstica y hasta la imploran mientras concurren emperifolladas a los cócteles, endeudan los erarios y son abastecidos de artefactos bélicos por esos colosos. Hacen negocios con la City y Wall Street, remiten a sus retoños a Cambridge o Harvard, se adscriben al "american way life"... Son los sobrinos de John Bull y del Tío Sam. En esas situaciones no son nacionalistas ni antimperialistas, sino -hasta ayer- "occidentalistas cristianos" y hoy "pragmáticos".

 


MAIHUE

<h1><u><hr>MAIHUE</u>
SUBDESARROLLO, MESTIZAJE E INTEGRACIÓN
Prof. Pedro Godoy P.
Centro de Estudios Chilenos CEDECH
El naufragio lacustre que enluta a la X Región es el equivalente civil de la hecatombe
castrense de Antuco. En síntesis, por efecto del centralismo la Capital se regocija de sus
logros exhibiendo al país como "moderno" y divorciado de Iberoamérica. Es la punta visible
del témpano -"iceberg", dirán los siúticos-, pero la base es de pobreza y frustración y
sumergida en el atraso. Conscriptos con indumentaria inadecuada que se convierten en
barras de hielo mientras la cúpula sacrifica millones en adquisición de artefactos bélicos
que generan clima de guerra fría con los Estados vecinos, incrementan la dependencia y
endeudan a la república. 
Una barcaza diseñada para siete pasajeros es abordada por una treintena de modestos
campesinos. En cuarteles y campos asoma el subdesarrollo y se desmiente el supuesto
milagro producido por el "modelo neoliberal".
Los reclutas y los campesinos con apellidos hispanos y amerindios y su pobreza contrastan
con La Dehesa, las top models y los "rostros" de la TV... Son la otra patria chilena: criolla en
lo raigal y marginada en lo económico. En torno al lago, hoy de duelo, no están los mapuches
-¿captarán el dato nuestros docentes y alumnos?- sino los huilliches. Hubo ceremonial funerario
mixto, es decir, indocristiano. No podía ser de otro modo, porque somos parte del "pequeño género
humano mixto" aludido por Bolívar y Gabriela Mistral.
Lo conosureño lo representa Manuel Santibánez, arriero argentino que, al despuntar el siglo XX, casose
con la hija del lonco Calcumil cofundando la familia mayormente damnificada por la catástrofe. Maihue y
Antuco -emblemas del Chile mestizo, pobre y suramericano- desmienten a nuestros "blancones"
con su discurso chauvinista y europeizante.

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres


CONFLICTO CHILE- PERU

<hr><h1><u>CONFLICTO  CHILE- PERU</h1></u>

Combate de Angamos

Óleo de J. Salaverry 

 Prof. Pedro Godoy P.
Centro de Estudios Chilenos CEDECH
director@cedech.cl
 
Lima cuestiona la actual delimitación marítima  con Chile. Durante medio siglo, en virtud del principio de las 200 millas soberanas Chile, Perú y Ecuador las proclamaron como hinterland propio. En suma, un modelo de acción mancomunada de defensa de tres repúblicas que han protagonizado reyertas y fricciones desde la emancipación hasta apenas ayer. Los límites interestatales establecidos se ceñían a los paralelos. Esta frontera acuática, en apariencia equitativa, daña dos regiones peruanas: Tacna e Ilo, pues les  encierra en un triángulo que les restringe el horizonte oceánico. Los paralelos no consideran la curvatura suramericana apenas finalizado el litoral chileno. Este es un hecho. Basta contemplar el mapa.
 
Perú propone una línea equidistante que permite a ambas comarcas meridionales recuperar su condición de oceánicas recuperando 70 mil millas2 de Pacífico. No obstante, ello invierte la situación, perjudicando a Arica. Vale la pena preguntarse ¿cómo es posible que Torre Tagle esperara medio siglo para la presente reclamación? Chile argumenta que la delimitación acorde a los paralelos es "cosa  juzgada" y  los años avalan su terquedad y actualizan el dogma de la intangibilidad de los Tratados que usa nuestra Cancillería. Por otro lado la propuesta limeña suprime la opción -remota, pero opción- de dotar a Bolivia de corredor paralelo a la Línea de la Concordia, enclave portuario y 200 millas.
 
La reacción, en nuestros países, ante la pretensión peruana no se hizo esperar. Chilenofobia allá y peruanofobia aquí y los bolivarianos denunciados como "enemigos de la patria" y "pasados de moda". Quienes abogamos por la complementación y la paz entre los segmentos de la Patria Grande hemos quedado a la intemperie. Tsunamis chauvinistas lo inundan todo. Hay tambores de guerra. Campea el odio allá mezclado con resentimiento y aquí con prepotencia. Santiago siempre contempló con desdén la Doctrina Toledo atinente a control recíproco de adquisición de armas. A renglón seguido, para anestesiar a las FFAA -humilladas por la violación de los DDHH- se embarcó en cuantiosas adquisiciones de artefactos bélicos.
 
La situación es equivalente a la vivida entre 1978 y 1982 con Argentina por el Beagle. En virtud de esa experiencia de la cual se emerge por la mediación vaticana hoy exigimos sensatez a nuestros gobernantes y nuevamente como en aquellas sombrías jornadas suplicamos a ambos Episcopados tomen cartas en el asunto. Repúblicas como las nuestras -empobrecidas y endeudadas- no deben padecer la tirantez ni una guerra fría. Una guerra caliente sería un suicidio. Las insolencias patrioteras de aquí y los rencores nostálgicos son tóxicos e impiden una complementación beneficio mutuo. Las bravatas a nada conducen y lo urgente es el diálogo fraternal sin puñal bajo el poncho y sin pistola sobre la mesa.
 
 
 
 


CHILE-PERU:

<h1><hr><u>CHILE-PERU:</h1></u>

UNIDOS Y CONTRA BUSH


Prof. Pedro Godoy P.
Centro de Estudios Chilenos CEDECH
 

 

Un poco tarde, pero... Me parece importante que desfilen uno tras otro o en columna compacta los manifestantes chilenos y peruanos en Mar del Plata. 

Ello será un repudio a una campaña de La Moneda y Torre Tagle en orden a enfrentarnos.  

Aquí, a orillas del Mapocho hay una ola de chauvinismo antiperuano. Ello por la delimitación de las 200 millas de mar en el limite que separa Arica y Tacna. Se acercan situaciones de mutua hostilidad entre dos pueblos de la Patria Grande y es hora de fabulosos negocios de las fábricas y de los mercachifles de armamento. 

La patriotería insolente de Chile y la patriotería resentida de Perú están en su salsa en Santiago y en Lima. Demos un mentís rotundo -sobre el suelo generoso de José de San Martín, Ugarte y Perón- al belicismo fratricida. 

Recordemos al juglar José Hernández con sus versos del Martín Fierro que cito de memoria:


"Los hermanos sean unidos,
en cualquier tiempo que sea.
Esa es la ley primera,
porque si pelean entre ellos,
los devoran los de ajuera"
 

 


SU MAJESTAD LA PAPA

<h1><hr><u>SU MAJESTAD LA PAPA</u></h1>

Prof. Pedro Godoy P.

Centro de Estudios Chilenos CEDECH

El Nuevo Mundo efectúa notables contribuciones alimentarias al planeta. Entrega frutos que suprimen las cíclicas hambrunas que flagelan Europa. En esta esfera destaca, como un regalo de Dios, la papa.

Nuestros antepasados los quechuas, a la sazón eximios agrónomos, la cultivan con prolijidad. Distinguen casi un centenar de variedades. En la cocina criolla es clave este tubérculo de noble abolengo que se luce junto al autóctono choclo y a la españolísima cebolla. En la temporada invernal está asociado con el pernil, la prieta y la longaniza. Su cosecha es una fiesta linda. El arado abre el suelo y éste entrega el prodigioso tubérculo. Lo espera la dueña de casa para prepararlo de mil modos desde la pituca papa duquesa a la proletaria papa con mote.

Su Majestad está en la mesa y también en el folklore. La leche materna es "la papa". Después de la lactancia viene la "papilla". El "lolo" que se asoma al sexo "le ve el ojo a la papa". En la fase terminal se "ralla la papa". Durante la juventud pecamos de apurados y "dos cucharadas y a la papa al tiro". Los pedantes dan charlas sobre "la importancia de la papa en la cazuela". Caemos en la tentación de "agarrar papa" y creemos tener "la papita". Al errar "caemos como sacos de papa". Los siúticos "hablan como con una papa en la boca". En cambio, son aplaudidos quienes, han estado "donde las papas queman". Todo lo anotado no son "papas", sino verdades.

Así como verdad es que, valorando ese tubérculo mágico, se contribuye a vigorizar nuestra autoestima suramericana.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres