Blogia
MIRANDO AL SUR - augusto alvarado


PEDRO GODOY

<hr><h1><u>PEDRO GODOY</h1></u> Prof. Pedro Godoy Perrín

UN CONTROVERTIDO

 AL TRASLUZ 

Por Henry Crisóstomo Palma - Corresponsal de “Charquicán”
 

Pedro Godoy es genio y figura. Se lo digo y me corrige “no soy un genio,  soy apenas un ingenio, pero de lo que estoy seguro es que no soy un pergenio”. Así de contestatario es este catedrático que hizo época en los 60 –al interior del Campus Macul (1)- siendo un “maldito” para moros y cristianos. De verdad una persona como la suya genera aversiones y adhesiones de modo automático. Su “afirmativismo” tan poco chileno y hasta su buen castellano –bien pronunciado y frondoso en vocablos- genera simpatía o antipatía. La partidocracia de la UP quiso silenciarlo y no calló. La dictadura toma un camino menos discreto y –lisa y llanamente- lo excluye del aula.

 

En aquel vocinglero “Piedragógico” (2) estudia entre 1955 y 1959. Alumno destacado hace carrera de ayudante ad honorem hasta alcanzar el rango –en esa época  equivalente al de cardenal o arzobispo- de “Profesor Titular”. Después de la destitución se queda en el país. Hizo de todo, pero jamás abandonó la tiza y el pupitre. De yapa funda el Centro de Estudios Chilenos CEDECH que promueve la tesis bolivariana cosa no fácil en una república etnocéntrica como la nuestra. Lo acompaña en la empresa nada menos que Felipe Herrera y recibe apoyo de grupos afines. De Perú –el APRA-, de Argentina –el peronismo- y de Bolivia –CONDEPA-. Ahora está feliz con Chávez y ahora nos propone brindar por la victoria de Evo Morales.

PLATICANDO CON EL HOMBRE


Entrevistamos al personaje. Nos recibe en lo que llama “el caserón” es su domicilio ubicado en “Avenida Matta abajo” donde vive  desde siempre. No falta el “renovado” que al leer su tarjeta de visita lo amonesta amistosamente porque aun no se muda a Las Condes. A ello responde el profesor Godoy “no amigo mío, yo soy como el Zalo no me muevo de mi barrio”. De verdad, no podría aunque tuviera millones. No hay residencia que aguante tanto libro, archivo y carpeta que este cientista social atesora en su escritorio. Allí también funciona el CEDECH, se reúnen amigos y exalumnos  así como estudiantes de pre y post grado que lo siguen como a un gurú. Llegamos a ese recinto y lo encontramos al medio día disfrutando de un borgoña con más frutillas que tinto. Nos advierte: “es apenas un aperitivo, pasado el almuerzo no bebo ni una copa más”. Bajo el parrón enhebramos la charla.


Al consultarlo por su exclusión de la Universidad Nacional expresa: “Mire, a mi me tiraron dos allanamientos sucesivos. Uno protagonizado por pelotón del Regimiento Tacna y el otro de Carabineros de Chile. Fui humillado en mi propio hogar. En cuclilla y con la manos en la nuca soporté un interrogatorio”. Añade: “La paradoja es que en el primer año no fui purgado de la cátedra. Continúo en funciones. Solo después que asume el rector delegado Fernando González Celis  se me exonera”. “No obstante –continúa- promuevo el perdón y el olvido, es decir, indulto y amnistía para quienes reprimieron y para quienes –con posterioridad- optan por la resistencia armada. Nuestros enemigos no son las FFAA, sino el imperialismo y un sector de  derecha e izquierda que es favorable a Washington, enemigo de la complementación del Cono Sur y profitador  del subdesarrollo”. Así de insólito y anticonformista es nuestro entrevistado.

EL NUEVO LIBRO


Lo consultamos sobre su “Libro negro de nuestra educación” y expresa: “Es un documento basado en datos empíricos y observación directa de la realidad de nuestra estructura escolar. Constituye un catálogo de sus debilidades y propone una opción remedial”. Inquirimos por lo que juzga flaquezas del sistema y Godoy no tiene pelos en la lengua para afirmar: “Mire, la privatización del sistema de 1981 en adelante convierte la educación en mercancía, el sistema en mercado, al alumno en cliente y a los docentes en mercenarios. A los apoderados –apunta- no se interesan en el “estudio”, sino en que el retoño pase de curso y se convierta en doctor o ingeniero y gane harta plata. El sostenedor y el director –por otro lado- lo que quiere es conservar e incrementar el número de matriculados porque eso significa subvención. Entonces, retengamos en el aula al discípulo aunque sea un depravado, un vándalo, un delincuente, un mediocre. Todo esto –añade- implica sacrificar la calidad de la enseñanza y dañar gravemente a la mayoría que si apetece –con esfuerzo y entusiasmo- estudiar”.   

 

 

Le consultamos sobre la gratuidad  y  nos explica: “al convertirse en mercancía la educación se evapora su condición gratuita. No menos de 100 años tuvo ese principio abolido por el Modelo Neoliberal que quizás en economía funciones, pero en lo escolar es letal. Toda nuestra clase política y nuestra clase castrense alcanzan los rangos que ostenta en el plano académico gracias a un Estado que otorga escuela, liceo y Universidad sin pagar un centavo. El Sr. Lagos no podría haber estudiado sin ese auxilio que en cierto modo garantiza la igualdad de oportunidades y atenúa las grietas que separan a la chilenidad en clases. Sin embargo, -continúa como ametralladora-  tres Presidencias de la Concertación han sido incompetentes para revertir esa mercantilización de la docencia”.


ARTILLERIA DE CALIBRE

Consultamos sobre la obra misma en las perspectivas de una eventual represalia y el autor apunta: “el Libro negro … hasta el momento no motiva inquietud oficialista. Ha sido comentado por Fernando Villegas en programa de TV  Tolerancia Cero y objeto de análisis en diario La Tercera. Hay gran interés por conocerla. Estamos –no sin dificultades- generando una red de distribución. Queremos que sea leído. De allí su bajo costo”. Burlón, añade: “doña Mariana y el Sergio Bitar están en comando de la Bachelet. Han abandonado el Ministerio de Educación que está en alta mar y con las bodegas inundadas. Igual he ofrecido mi obra como regalo de Navidad a la Michele y al Sebastián. Ojalá lo lean. Allí encontrarán el retrato del naufragio y las claves para la reconstrucción de una estructura escolar que, pese a sus defecto que siempre los tuvo, fue un paradigma en Latinoamérica”.


Le consultamos por qué figura Gabriela Mistral en la portada de “Libro negro de nuestra educación” y contesta: “Mire la sacamos de un billete de $5 mil. Está allí no por los  Sonetos de la muerte ni por las Rondas infantiles, sino porque esa vieja ilustre que fue docente se la jugó siempre por la educación gratuita y no pagada, por el rigor en el aula y no el facilismo resblandecedor, por la educación tecnologizante y no verbalista, por la educación nacionalizante y no “globalista”. Por eso está allí como mascarón de proa de mi texto y no por su Nobel de Literatura”.

No es más lo que pudimos conversar sobre este nuevo “best seller” que publicó el profesor quien capea el temporal atrincherado tras los armarios de su biblioteca y empuñando la tiza tan propia de un oficio que ama porque comenta “es un modo de hacer patria”. Nos despide de “El Caserón” no sin haber consumido el vino con frutillas y llevarnos en el alma una misteriosa mezcla de alegría y optimismo. Sin apremio, amén de obsequiarnos otra obra suya “Chile versus Bolivia: otra mirada” nos despide con su sonrisa que para nosotros es simpática y sincera, no obstante, para sus adversarios, irónica e hiriente.

 

 

 

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

6 comentarios

Gabriel -

Este es el caballero que habla pestes de Chile en los pasquines anti-chilenos del Perú

Ricardo Tamayo -

¿Cómo es posible conseguir este libro...?

jeannette novas -

por esas cosas de la vida leí tu artículo ojala me contestes,cariños

GUILLERMO LAMUEDRA -

El libro del profesor Pedro Godoy del Centro de Estudios Chilenos (CEDECH) "Revolucion en la educacion" de Ediciones Nuestra America, octubre de 2006, es un gran libro en que denuncia que la "Concertacion" de la presidenta Michelle Bachelet y su proyectada "revolucion en la educacion", no es mas que un cambio "gatopardesco" porque su fundamento doctrinario fluye del modelo neoliberal impuesto por Pinochet con la asesoria de los "Chicago boys". Como recalca Godoy tal teoria convierte "la docencia en mercancia, el alumno en cliente y al educador en mercenario"

Mario Ovalle -

Este tipo Godoy es el mayor lameculos de bolivianos y peruanos , no creo que merezca ni el mas minimo respeto de un chileno decente.

Nicole Reyes -

Recomiendo absolutamente este texto , contiene informacion aclaratoria o mas bien iluminadora a aquellos ciegos que aun no quieren darse cuenta de la realidad en la educacion en Chile,
Se requiere un cambio radicar, no mas mercantilismo, menos promociones automaticas, incluyamos el conocimiento y la practica de actividades que fomenten la creatividad de los educandos.
Saluda Nicole Reyes
alumna Pedagogia en Historia y Geografia
Universidad Arturo Prat
"Por el Tango del Autor
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres